Tecnología

Cómo impedir el reconocimiento facial

Publicado el 19 de Diciembre del 2019

“¿Por qué no darle a la cámara lo que quiere, que es un rostro?”, pregunta Leonardo Selvaggio, un artista interdisciplinario. Simplemente, lo que hay que hacer es no darle el tuyo. A fin de ayudar a la gente a burlar los programas de reconocimiento facial, Selvaggio, un hombre blanco de 34 años, creó máscaras protésicas en 3D de su rostro para cualquiera que las solicite. Puso a prueba las máscaras pidiéndoles a personas vinculadas a él en Facebook que subiera imágenes de sí mismas con la prótesis. No importó si eran mujeres delgadas u hombres con vientre abundante; altos o bajos; negros, morenos, asiáticos o blancos, pues el programa de reconocimiento facial de la red social los reconoció a todos como Selvaggio. “No hay nada más invisible para la tecnología de vigilancia y seguridad que un hombre blanco”, afirma.

[Si quieres recibir los mejores reportajes de The New York Times en Español en tu correo suscríbete aquí a El Times]

Selvaggio ideó el proyecto, al que denomina URME Surveillance, cuando vivía en Chicago, donde las autoridades policiacas tienen acceso a más de treinta mil cámaras interconectadas en toda la ciudad. Quería suscitar conversaciones sobre vigilancia y lo que la tecnología hace con nuestra identidad. Sabía que los investigadores han descubierto que el software de reconocimiento facial muestra sesgos raciales.

Los programas suelen ser muy buenos para identificar rostros blancos y masculinos, debido a que han sido entrenados con conjuntos de datos que incluyen una cantidad desproporcionada de ese tipo de caras, y son particularmente malos para identificar rostros negros. En contextos de procuración de justicia, estos errores pueden implicar a personas en delitos que no han cometido.

Selvaggio identifica dos formas de evadir los programas de reconocimiento facial. La primera es desaparecer: desconectarse de internet y de la red. Selvaggio prefiere la segunda opción, que es inundar el sistema con datos extraños e incongruentes. Usa el rostro de alguien más o presta el tuyo (antes de ponerte una máscara prostética, revisa si tu ciudad o estado tiene leyes contra el uso de máscaras, que pueden hacer que usar una sea ilegal).

De cualquier modo, incluso sin una máscara puedes confundir a algunos programas de reconocimiento facial oscureciendo partes de la cara con maquillaje, usando disfraces, peinados y luz infrarroja. Los programas de inteligencia artificial buscan rostros simétricos y elípticos, así que funciona oscurecer un ojo, cubrir el puente nasal, usar algo que haga que la cabeza se vea extraña. “Tienen toda nuestra información”, comenta Selvaggio. “Así que vamos a crear más información que ni siquiera sea cierta, y luego vamos a generar todavía más información aparte de esa”, concluyó.